jueves, 14 de enero de 2016

El día que Humphrey Bogart se salvó de la malaria gracias al whisky

Cuando John Huston tuvo claro que rodaría "La Reina de Africa" llamó a Humphrey Bogart para ofrecerle el papel de protagonista. Al terminar la conversación telefónica Bogart le dijo a su mujer, Lauren Bacall: "El Monstruo quiere que vaya a rodar en plena selva africana, con cuarenta grados a la sombra, en una aldea plagada de mosquitos y rodeada de animales salvajes. Naturalmente, he aceptado...".

Bogart llamaba a su compañero de "alcohol", "Monstruo". De él decía que era "la única persona que conozco capaz de beber más whisky que yo en una sola tarde".

Durante el rodaje la gran mayoría de los miembros del equipo enfermaron de malaria, excepto Humphrey Bogart. Durante la filmación ya era más que palpable su afición al alcohol. Tanto que cuando se lavaba los dientes al amanecer y al anochecer, se los enjuagaba con whisky. Sin embargo fue el único que no se enfermó.

Katharine Hepburn (la otra protagonista) publicó en sus memorias que todos los miembros del equipo enfermaron de disenteria, excepto Bogart y Huston que no probaron en ningún momento el agua (aunque de beber, ¡sí que bebieron!).

¡Comparte!